Cómo una base de datos en México se adelantó al gobierno para buscar desaparecidos

el diciembre 5, 2017 en Noticias, Uncategorized

Peronasdesaparecidas.org.mx es el nombre de la interfaz creada por la organización sin fines de lucro Data Cívica, logró ya acercar datos cruciales a familias y organizaciones que buscan a personas desparecidas en México. Estos datos, como el nombre propio de las personas en los casos del fuero común (estatal o de provincias), no están actualmente publicadas en la base oficial gubernamental, el Registro Nacional de Personas Extraviadas o Desaparecidas (RNPED).

A dos semanas de su lanzamiento (el 14 de noviembre en Ciudad de México) la publicación de más de 31 mil nombres de personas desaparecidas propició que al menos 15 familias y dos colectivos de búsqueda acusen errores tan fundamentales como que el nombre en la base de datos no corresponde al familiar desaparecido, sino a otro famliar, que no lo está.

“El primer gran error (de RNPED), es que las personas desaparecidas no están; el segundo, que datos tan importante para la investigación como la fecha de desaparición, están mal. En uno de los casos, nos contactó la hija de la persona desaparecida diciéndonos que el nombre que está en la base es el de su tío (en lugar del de su padre desaparecido)”, dijo en entrevista Héctor Chávez, analista de datos en Data Cívica.

Además de facilitar a familias y organizaciones la verificación de fechas y lugar de desaparición junto con los nombres, la base permitirá una actualización de la base que le otorgue mayor confiabilidad, pues podrá investigarse quiénes, por ejemplo, salen de la base de datos, y por qué razones.

“Podemos ya contar historias sobre las personas desaparecidas con esos nombres. ¿Por qué salió de la base? ¿Se rectificó el delito de desaparición por el de secuestro, fue encontrada la persona con vida, fue encontrada sin vida?”, dice Chávez.

Una más de las ventajas de la publicación de los nombres es que finalmente puede cruzarse esta base con las que tienen las organizaciones y colectivas de búsqueda de personas desaparecidas que se han construido en varias entidades del país, y así combatir una de las mayores barreras para el análisis confiable de estos datos: la cifra negra.

“En contacto directo, nos han enviado también doscientas veinte fotos de familiares. Al menos quince familias y dos colectivos de búsqueda nos han contactado. La solución que estamos planteando es en el futuro es publicar un formulario donde sea posible añadir la información del familiar o persona en cuestión”.

Días después de la publicación de personasdesaparecidas.org.mx, el representante del poder ejecutivo mexicano firmó la Ley General de Desaparición Forzada de Personas y de Desaparición cometida por particulares, luego de dos años de que se publicara el proyecto de ley en la Gaceta Oficial de la Federación.

Esta ley contempla la publicación obligatoria de todos los nombres de las personas desparecidas en la base oficial, del fuero común o federal. No obstante, la ley no cuenta con mecanismos concretos de implementación aún, como un presupuesto que lo respalde. Por ello, Chávez considera que la publicación de su base se adelanta a la implementación de la ley.

“Estamos ganando meses o hasta años hasta que se publiquen (los nombres en RNPED). La nueva ley sí se habla muy bien con nuestro registro, sin embargo estamos ganando tiempo para las familias en este proceso de memoria y justicia para los desaparecidos”.

 

 

 

Cómo se hizo

La base consiste en la publicación de los datos oficiales de RNPED más 31 mil 968 nombres faltantes. Para lograrlo, el equipo de Data Cívica pasó dos años ideando e intentando distintos métodos.

“El principal camino fue darnos cuenta de que en internet está la base de de datos disponible, donde al insertar el nombre, Sergio, salen todos los registros junto con sus atributos: la fecha donde desapareció, el municipio donde desapareció, entre otras, pero no el nombre completo”.

La solución que ideó el equipo de Data Cívica fue ingresar nombre por nombre a la base de datos y descargar cada uno de los registros de cada nombre y apellido para después cruzar los distintos registros y encontrar concordancias.

Aunque al principio trataron de construir la lista de nombres manualmente, finalmente llegaron a la idea de de automatizar el ingreso de nombres usando los que se encuentran en las bases de datos del beneficiarios de los burós de salud y asistencia social mexicanos, el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) y de Secretaría de Desarrollo Social (respectivamente).

La automatización, ingreso y descargas de los datos de estas bases tardó alrededor de 5 días, y dependió para lograrlo no sólo de la velocidad de procesamiento bajo el código utilizado, sino de la velocidad de conexión a internet que permitiera la descarga de 18 mil bases de datos.

Pero el proceso más intensivo del análisis ocurrió después de la descarga.

“El reto fue el proceso de limpieza y de verificación. Consistió en verificar contra RNPED que cada “Munoz” que está mal escrito,  cada Zúñiga y otros,  realmente está mal en el RNPED, y no es un error de la automatización de nuestros nombres”.

Así, el equipo de Data Cívica se cercioró de que si en la base aparece J en lugar de un nombre, sea porque así está en la base original.

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *