Los dos caras de los datos: la plática y la práctica. Así las vivimos en el Festival Guatemalteco de Gobierno Abierto

el noviembre 17, 2017 en Expediciones de Datos, Experiencias, Noticias

Durante dos días, autoridades, miembros de organizaciones sociales, periodistas y académicos se reunieron para hablar sobre un tema: cómo Guatemala puede ser un Estado más abierto. El 7 y 8 de noviembre Escuela De Datos se unió a este esfuerzo para llevar esas ideas a la práctica.

En un espacio dinámico para compartir experiencias, ideas e iniciativas realizamos dos expediciones de datos con toques un poco diferentes. La primera estaba enfocada a la visualización. Llevamos al espacio físico ideas abstractas y tablas de datos que suelen estar poco accesibles cuando no son llevadas a lo visual. La segunda estaba enfocada al análisis a través de programación y código.

Ambos grupos trabajaron con datos del programa Monitoreo Ciudadano que Hivos realiza en la prevención y atención de grupos vulnerables a la epidemia del VIH.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La plática

Para empezar el Visualizatón, hablamos sobre cómo visualizar información implica apuntar con un dardo a un propósito.  “Visualizamos datos porque esto nos permite explicar mejor, reducir el esfuerzo cognitivo y facilitar la generación de conocimiento” fueron los mensajes claves de una primera charla que yo guié.

Luego, Sergio Araiza (México) nos acompañó para hablar sobre las narrativas y cómo la difusión de datos clave se puede nutrir con el uso de símbolos, contrastes e imágenes que nos hagan “ver la historia que los datos cuentan de una manera tan fácil y directa como una fotografía”.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La práctica

Luego de dividirse en los dos grupos, llegó la hora de trabajar.

Al primer grupo le esperaba una mesa llena de cartulina, estampas, marcadores y otros materiales que les permitiría llevar a lo físico esas ideas que estuvieron desarrollando a lo individual. Eran aproximadamente 60 personas entre las cuales habían trabajadores municipales invitados al evento por el Instituto Republicano Internacional, estudiantes universitarios y personas poco familiarizadas con el uso de datos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Al segundo grupo lo esperaban mesas y conexiones para que llegaran con sus computadoras a trabajar y seguir la serie de ejercicios y retos que les tenían preparados. Partiendo de la misma información, esta sesión estaba enfocada en analizar estos datos pero utilizando código y fue liderada por Sebastián Oliva, programador y fellow de Escuela, junto al cientista de datos especializado en salud, Kevin Folgar.

Con un grupo de programadores y cientistas sociales que sabían usar código, Sebastian y Kevin repasaron cómo funcionan los tipos de datos y cómo manipularlos a través de Python.

Para ello utilizaron Pandas —la librería que permite operar y analizar tablas numéricas y series de tiempo— y los Notebooks de Jupyter —que permiten escribir, correr, combinar y republicar código—.

Con estas habilidades lograron hacer ejercicios en los que agruparon y filtraron los datos del programa de monitoreo en salud  para también generar cálculos a través de tablas dinámicas.

Los resultados

Lo que queríamos lograr con el Visualizatón era que los usuarios poco acostumbrados a manejar datos perdieran el miedo, analizaran de qué manera enfocar la información y la pudieran plasmar de una manera creativa para luego explicarle al grupo un detalle o una situación particular de este conjunto de datos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Al segundo grupo lo esperaban mesas y conexiones para que llegaran con sus computadoras a trabajar y seguir la serie de ejercicios y retos que les tenían preparados. Partiendo de la misma información, esta sesión estaba enfocada en analizar estos datos pero utilizando código y fue liderada por Sebastián Oliva, programador y fellow de Escuela, junto al cientista de datos especializado en salud, Kevin Folgar.

Con un grupo de programadores y cientistas sociales que sabían usar código, Sebastian y Kevin repasaron cómo funcionan los tipos de datos y cómo manipularlos a través de Python.

Para ello utilizaron Pandas —la librería que permite operar y analizar tablas numéricas y series de tiempo— y los Notebooks de Jupyter —que permiten escribir, correr, combinar y republicar código—.

Con estas habilidades lograron hacer ejercicios en los que agruparon y filtraron los datos del programa de monitoreo en salud  para también generar cálculos a través de tablas dinámicas.

Los resultados

Lo que queríamos lograr con el Visualizatón era que los usuarios poco acostumbrados a manejar datos perdieran el miedo, analizaran de qué manera enfocar la información y la pudieran plasmar de una manera creativa para luego explicarle al grupo un detalle o una situación particular de este conjunto de datos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Aunque el segundo grupo estaba mucho más familiarizado al análisis de datos, no conocían muchas de las funciones que el lenguaje Python nos permite construir. Entre todos fueron siguiendo los ejercicios, conociendo las librerías y evaluando en qué ocasiones cierto código soluciona los problemas que encontramos en cualquiera de los pasos del Data Pipeline.

Sobre el festival de Gobierno Abierto

Esta fue la primera edición del Festival de Gobierno Abierto en Guatemala. Escuela de Datos se unió a este esfuerzo en otras actividades también y a lo largo del Festival participamos en distintas mesas y charlas.

Sergio Araiza moderó un conversatorio sobre cómo el periodismo se ha vuelto más colaborativo e involucra a otros actores para compartir métodos, datos y verificaciones. A él se le unieron dos de los cuatro proyectos que la fellowship de Escuela de Datos en este año ha asesorado para aplicar el Open Contracting Standard. “La colaboración, los datos abiertos y la tecnología permiten intercambiar conocimiento que mejore los procesos y niveles de investigación desde los medios de comunicación en el mundo digital” fue una de las conclusiones”.

Por la noche, los becados al festival de otros municipios y algunos de El Salvador y Honduras pudieron tener una plática más abierta sobre tecnología cívica y de qué manera su uso puede ayudarles a solventar los problemas que afligen a sus ciudadanos.
Aprovechamos la oportunidad para recordarles a todos que existen los “10 mandamientos del Open Data” y hubo siempre una oportunidad para aprender en medio de las bromas del #OpenDataJesus. Y para cerrar, aprovechamos que en el festival también estaba otro personaje, el #OpenGovJedi para predicar a todas las galaxias que los datos tienen un rol importante para transparentar la gestión pública y fortalecer la participación de los ciudadanos en sus instituciones.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Este evento fue organizado por los proyectos Munis Abiertas y Congreso Transparente, con el apoyo de la DW Akademie, quienes nos invitaron e incluyeron en la agenda. Para saber más sobre todas las actividades que esta maratón de Gobierno Abierto incluyó puedes seguir el hashtag #FGA en twitter.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *